Es celestial recordar la primera vez que fuiste a ese lugar tan íntimo con un servicio al cliente excepcional, siempre que te encontrabas con algún amigo le comentabas de este maravilloso negocio. En el cual vivías momentos gratos sin complicaciones y lo mejor de todo al precio justo que por su calidad nunca dudaste en pagar. Es ley de vida que el buen servicio tiene su costo pero no es un secreto que quienes lo reciben terminan ahorrando dinero. Estos tienen la seguridad que recibirán exactamente lo que buscan.

[Tweet «Es ley de vida que el buen servicio tiene su costo»]

El comienzo del caos en tu paraíso

Una mañana recibes la grata noticia de que tu lugar preferido tendrá una nueva sucursal, más cerca de tu hogar por tal motivo no tendrás que trasladarte muy lejos los fines de semana y lo mejor de todo podrás ir más seguido para disfrutar de ese servicio de calidad que tanto te gusta. Decides ir unos meses después de la inauguración luego que pase la fiebre de los primero días, sabiendo que la espera vale la pena porque es de tus lugares preferidos. Llega el día esperado, vas con toda la ilusión del mundo y al entrar observas con emoción el local, aunque no esta tan bien decorado como el primero es algo diferente y dices que debe ser porque va mejor con la zona. En un momento caes en cuenta que en la entrada nadie estaba para saludar, llevas 20 minutos desde que llegaste y nadie está atendiéndote. De paso recuerdas que tuviste que estacionarte un poco más lejos porque el parqueo es pequeño y estaba totalmente lleno.

mal servicio

Tu paraíso termina en infierno

Luego de tu primera visita que no fue muy grata decides regresar para poder apreciar si fue algo de ese día. Llegas con la ilusión de que todo saldrá bien pero ocurre exactamente lo mismo pero sumándole que tu orden fue entregada con retraso y para el colmo no era tu pedido. Luego de la experiencia decides que tu lugar de ensueño termino como todo lo bueno que cuando se expande se pierde la esencia. Tu que eras un fanático de la marca terminas convirtiéndote en uno de los principales enemigos de esta. Contando tu experiencia a todos tus conocidos y anhelando los momentos donde ese lugar era en pocas palabras tu PARAÍSO.

Se debe cuidar mucho cuando un negocio tiene su punto de referencia en el trato que ofrece al cliente. Estos no pueden realizar cambios muy trascendentales sin estar seguros de que serán del agrado de sus visitantes regulares. El perder la magia por querer expandir las ganancias es imperdonable y en la actualidad existen negocios que han quebrado por querer conseguir esto.

[Tweet «El perder la magia por querer expandir las ganancias es imperdonable»]

Recuerda seguirnos en nuestras cuentas en Redes Sociales; Twitter @ClienteRD FB: Facebook.com/ClienteRD e Instagram: @CLIENTERD