Querido empresario se que nuestra relación es un poco caótica si es planteada desde el punto de vista donde yo siempre me quejo y tu buscas en teoría la manera de «complacerme» con la menor inversión de recursos posible. En este tiempo de verdad siento que no puedo confiar en tus promesas de un excelente servicio porque desde el momento que te entrego mi dinero desapareces como por arte de magia, dejándome sin ninguna asesoría al momento que presento dificultades. En ese instante sintiendo el peso de todos los procesos que debo agotar para poder obtener de ti el servicio requerido. El recuerdo de muchos momentos difíciles llega hasta mi memoria. No quisiera enumerarlos pero si compartiré uno contigo del día que tuve que utilizar la garantía del articulo comprado en tu establecimiento, fue sorprendente todos los requisitos y parámetros que debí agotar para poder ser merecedor de esta opción, al final no pude utilizarla porque mi producto tenia un fallo que estaba incluido en la enorme lista presidida por el encabezado «NO CUBRE LA GARANTÍA» pero no te preocupes termine reparándolo con un conocido que tiene un negocio de reparaciones.

Quiero dedicarte mis ultimas líneas para referirme a tus expresiones sobre la competencia desleal que es para ti las compras online de menos 200 dólares. Desde mi punto de vista considero que la preferencia de elegirla opción online por encima de la tuya es un llamado de atención para que revises tu sistema. El preferir un producto que no puedo tocar ni tener una garantía local ante uno que si puedo apreciar y tener de paso una experiencia de compra personalizada. Mi consejo es primero soluciona las fallas de servicio al cliente que tienes, de paso considera ganar mucho más clientes vendiendo un poco más barato para luego poder hablar de competencia desleal. Se despide quien siempre necesitara de ti y por igual tú de mí…. Tu CLIENTE!!

Recuerda seguirnos en nuestras cuentas en Redes Sociales; Twitter @ClienteRD FB: Facebook.com/ClienteRD e  Instagram: @CLIENTERD